sábado, 19 de septiembre de 2015

Kirschtorte


Esta tarta puede ser de elaboración complicada o convertirse en la más simple del mundo (aparte de las de galletas, claro).  Podéis elegir la opción más simple. Normal, yo os voy a recomendar la primera opción. Hacer cocina no es sólo elaborar recetas a diestro y siniestro o disfrutar con el resultado. Es todo el proceso. Hacer cocina es como un viaje bien aprovechado. No sólo importa el destino, también hay que disfrutar el recorrido. Hay que vivir siempre el momento actual, el famoso carpe diem. Por tanto , qué os voy a decir? Que hagáis la opción lenta pero segura. Y a pasárselo bien cocinando!

La tarta es muy simple: son tres capas de bizcocho separadas por crema pastelera mantecada, aromatizadas y decoradas con almendras. Las capas las podéis sustituir por planchas de bizcocho ya elaborado. Sólo tendréis que hacer la crema, calar y decorar. Listo. 

Por muy simple que se vea, el resultado es altamente recomendable. Tendréis problemas al elaborar las porciones. Primero porque todo el mundo querrá repetir. Segundo porque son de una ternura frágil y exquisita. El bocado se deshace en la boca. Veis? A que ya os pica? Pues a por él.

Ingredientes:

Bizcocho almendrado:
  • 4  claras de huevo (reservamos las yemas para la crema).
  • 150g de azúcar glass.
  • 100g de harina de almendras, o almendras en polvo.
Bizcocho central:
  • 5 huevos.
  • 125g de azúcar glass.
  • 125g de harina normal.
  • Medio sobrecito de levadura química (o bien sustituir la harina anterior por harina leudante de repostería).
Crema pastelera:
  • 4 yemas de huevo.
  • 150g de azúcar blanca.
  • 50g de maicena.
  • 50cl de leche entera.
  • 250g de mantequilla sin sal.
  • Una cáscara de limón y un palito de canela.
Otros:
  • Azúcar, agua y licor para mojar el bizcocho.
  • Almendras fileteadas para decorar.
  • Azúcar glass.

Elaboración:

La elaboración seguirá el siguiente orden:
  1. Hacemos la crema pastelera y dejamos enfriar.
  2. Hacemos los discos de bizcocho almendrado.
  3. Hacemos el bizcocho central.
  4. Montamos.
Todos los elementos los podemos realizar el día anterior y así tenemos más tiempo para el montaje y la decoración.

Crema pastelera:

Ponemos la leche con el azúcar , la cáscara de limón y canela a calentar. Cuando veamos que comienza a hervir, separamos del fuego y dejamos infusionar cubierta con un plato.

Mientras batimos las yemas con la maicena hasta incorporar todo bien. Volcamos la leche colada sobre esta mezcla, movemos y volvemos a llevar al fuego. Sin dejar de remover, esperamos a que espese bien. Retiramos y de un golpe introducimos la mantequilla cortada en dados grandes. Movemos con las varillas hasta que toda se ha fundido e integrado en la crema. Reservamos.


Bizcochos almendrados:

Con esta elaboración vamos a obtener dos discos de bizcocho. Podemos hacerlos por separado o bien uno solo y luego cortarlo. Como prefiráis. Yo los hice por separado pero usé el mismo molde.

Precalentamos el horno a 150ºC

Batimos las claras y antes de alcanzar consistencia añadimos el azúcar sin dejar de batir. Continuamos el batido y añadimos las almendras en polvo y dejamos batiendo un minuto más.

Preparamos unos discos de papel para un molde redondo de unos 26cms. Los engrasamos, ponemos en el fondo del molde y vertemos la mitad del merengue. Introducimos en el horno caliente hasta que la masa comience a dorarse ligeramente (unos 15 minutos). Sacamos, desmoldamos y repetimos el mismo proceso para hacer la segunda plancha. Reservamos.

Bizcocho central:

Calentamos el horno a 150ºC
Separamos las claras de las yemas. 
Batimos las yemas con el azúcar. Añadimos la harina tamizada junto con la levadura y mezclamos suavemente. Montamos las claras a punto de nieve y con movimientos envolventes las incorporamos a la mezcla de yemas, azúcar y harina. Reservamos.

Montaje:

Ánimo! que ya está casi!
Para montar esta maravilla, primero vamos a preparar un almíbar con el doble de peso de azúcar que de agua (digamos 100g de agua con 200g de azúcar). Añadimos un chorrito del licor que queramos y dejamos hervir hasta obtener un almíbar. Reservamos.

Colocamos una plancha de bizcocho almendrado. Cubrimos con una capa generosa de crema pastelera de mantequilla. Colocamos ahora el bizcocho central. Mojamos bien con nuestro almíbar y cubrimos con otra capa generosa de crema.

La crema restante la usamos para cubrir los laterales de nuestra tarta. Con una espátula pegamos con cuidado almendras laminadas alrededor. La parte superior la espolvoreamos de abundante azúcar glass. Hacemos unas marcas con el cuchillo para decorar y si queremos hacemos unas flores con la crema restante. Dejamos reposar unas horas antes de servir. Y que dure!!