viernes, 21 de agosto de 2015

Engadiner Nusstorte

Se acaba el verano? Sí? Seguro? Bueno, da igual. Es una excusa para estar de vuelta en la cocina, tras la pausa de vacaciones y algo más: Habemus cocina nueva! Y durante las obras no ha sido posible hacer prácticamente nada. Ha merecido la pena esperar. Aún no están los muebles pero la ampliación triplica el espacio actual. Estoy deseando crear mi laboratorio de cocina y expandir aún más este hobby del que cada día me siento más orgulloso.

Al lío. La receta. Esta tarta es una exquisitez. Si es que los suizos y los alemanes tienen mano para ésto de la repostería. No hablo ya de la panadería porque podíamos estar años. 

La tarta lleva una base y cobertura de masa quebrada aromatizada y hecha con abundante mantequilla. Es necesario dejarla en el frigo bastante tiempo antes de trabajarla. Luego he usado un papel de hornear para darle forma. Os recomiendo este truco porque tardáis nada en hacerla y de manera mucho más cómoda. Mirad las fotos.

El relleno es un ganaché de nata , miel y nueces picadas. Necesitará  que la tarta recién hecha y que tantas ganas tenemos de probar esté al menos un día de reposo para que coja cuerpo. Y a partir de entonces no para de ganar y ganar. Vaya!

La cobertura no queda nada seca, ni se endurece con los días. Al contrario, permanece crujiente incluso estando la tarta en la nevera , cosa además que recomiendo.

Así que , a hacerla! Pero ya. Espero mucho que os guste, que sirva esta recetilla para abrir una nueva temporada de más contenidos. 

Gracias por estar ahí!

Ingredientes:

  • 250grs de mantequilla sin sal.
  • 500grs de azúcar blanca granulada.
  • 500grs de harina de trigo.
  • 3 huevos.
  • Ralladura de limón.
  • 350grs de nueces.
  • 250grs de nata.
  • Miel de caña.
  • Ron.

Elaboración:

Hacemos primero la masa quebrada:

Derretimos la mantequilla y la colamos (la clarificamos). La dejamos enfriar en un bol. Añadimos 150 gramos de azúcar blanca  y la ralladura de limón, y batimos hasta obtener una crema. Si la mantequilla no se ha enfriado del todo costará un poco. Dejadla reposar y volved al cabo de media hora. Ya veréis qué bien queda la crema entonces. 

Después añadimos dos huevos junto con una cucharada de ron. Finalmente la harina tamizada, que vamos integrando poco a poco hasta que quede una masa lisa. 

Cubrimos y dejamos enfriar durante un par de horas en la nevera.

Mientras hacemos el relleno: Picamos las nueces groseramente.
Ponemos el resto del azúcar (350grs) en un cazo grande y fundimos hasta obtener un caramelo claro. Bajamos el fuego y añadimos las nueces,  y no dejamos de remover hasta que todas se hayan caramelizado bien. A continuación echamos la nata y dejamos hervir unos minutos para que coja cuerpo. Finalmente añadimos un chupito de ron y tres cucharadas de miel de caña. Removemos bien, apartamos y dejamos enfriar.

Montaje:

Usando dos pliegos de papel de hornear , estiramos la masa con el rodillo. La dejamos caer sobre un molde enharinado (si tenéis papel de hornear mejor ponerlo para la base) de unos 20cms de diámetro y pinchamos el fondo con un tenedor. La masa debe salir por los bordes porque luego hay que cerrarla y sellarla. Fijaos que grueso he dejado yo el borde. No os preocupéis por eso, luego la masa reduce (ver la foto de portada) y no queda pesada.






Rellenamos con la mezcla de nueces. Procedemos igual para hacer la "tapa" de nuestra tarta. Extendemos luego cubriendo el relleno y sellamos los bordes. La masa que sobra la podemos usar para decorar. Pintamos luego con el huevo restante y metemos en el horno, sin aire, a 180ºC calor arriba y abajo durante unos 45 minutos.

Fuera del horno, dejamos enfriar y reposar , dentro o fuera de la nevera según gustéis, al menos 24h.