jueves, 26 de febrero de 2015

Patatas en adobillo (recetas de Andújar)


El otro día una amiga comentaba con otra que había una discusión interesante en Facebook sobre si las patatas de Andújar debían estar aliñadas con orégano o comino. Les pregunté, casi afirmando, que se trataba de las típicas patatas picantes de Andújar  y al unísono respondieron que no. ¡Son otras! Y al parecer éstas son más famosas que las anteriores. Vaya, vaya... Inmediatamente empecé a tomar nota para poder compartir la receta.

No sé cómo las vais a hacer, si con comino u orégano. Da igual, van a durar tan poco... Es una receta muy sencilla que se puede tener lista  en cuestión de minutos. Hay que tomarlas calientes. Si las vais a conservar, dejadlas a temperatura ambiente tapadas y luego calentad en el micro añadiendo aceite para que queden jugosas. 

Ingredientes:

  • Dos o tres patatas de freir medianas.
  • Tres dientes de ajo medianos.
  • Vinagre de vino.
  • Orégano o comino (por no entrar en discusiones).
  • Aceite de oliva.
  • Sal.
  • Pimentón dulce.
  • Una hoja de laurel.
  • Pimentón picante o guindilla (opcionales).
  • Agua.
  • Un par de huevos. 

Elaboración:

Pelamos las patatas y las cortamos como para tortilla, del mismo grosor y forma.
Ponemos una sartén con aceite abundante. Freímos las patatas lentamente, sin dejar que se hagan del todo. Justo, han de quedar como para la tortilla de patatas. Apartamos, dejamos enfriar bien y escurrimos todo el aceite, aunque no deben quedar excesivamente secas.

En un mortero, machacamos los ajos junto con la sal gorda, el orégano o el comino, más un chorrito de aceite de oliva. Cuando estén bien machacados, añadimos una cucharada generosa de pimentón dulce y , si os gusta, una punta de pimentón picante o un poco de guindilla. Añadimos un chorro generoso de vinagre y un poco de agua. 

Disponemos las patatas en el fondo de una cazuela. Añadimos el majado y , si hiciese falta, un poco más de agua sólo hasta casi cubrirlas. Ponemos el laurel , acercamos al fuego tapadas y dejamos hacer hasta que el agua se haya consumido. En ese momento, cascamos dos huevos y dejamos hacer hasta que el huevo se haya cuajado al gusto. Servir recién hechas con un chorrito generoso de aceite de oliva.