domingo, 5 de octubre de 2014

Caldillo arriero


Id preparando pan para esta receta. Si hay algo que me gusta cuando guiso conejo es machacar la asadura e integrarla en la salsa. Y si es en arroz, mejor. Si ese arroz está hecho en la candela, ya alucinas. El sabor del hígado con el humo de la leña, hmmm un placer. Ahora llega una segunda época para los peroles en el campo, hay que aprovechar! 

En fin, centrándome en la receta de hoy, que me voy con los productos de caza y los buenos guisos. Éste lleva conejo (recordad que si es de caza hay que dejar hacer más para que se ablande). La elaboración es muy sencilla y está recogida en un libro de edición local que recoje las mejores recetas de Andújar.  Me recuerda mucho a las recetas de espárragado y hay otra variante , la del ajillo pastor, que incluso está más rica (pero aún tengo que conseguirla).

Finalmente, si no os gusta el conejo, también podéis hacerla con pollo y sus higaditos.

Ingredientes:

  • Un conejo con su asadura. 
  • Miga de pan.
  • Tres dientes de ajo.
  • Media cucharadita de comino en grano.
  • Aceite de oliva.
  • Sal, pimienta y perejil.
  • Un poco de colorante (si os gusta).

Elaboración:

Lavamos la carne, la salpimentamos y dejamos coger sabores un rato.

Cubrimos con aceite de oliva el fondo de una cacerola donde haremos el conejo. Echamos los dientes de ajo pelados. Apartamos.  Echamos las asaduras y dejamos hacer unos minutos. Apartamos también.

Finalmente, añadimos al mismo aceite la miga de pan. Retiramos. Machacamos ajos, asaduras , comino y pan, junto con un poco de sal, en un mortero hasta dejarlos bien finos. Cubrimos el resto del mortero de agua y añadimos un poco de colorante.

Ponemos el conejo en la cazuela anterior, con el aceite de freir los ajos y la asadura. Dejamos hacer hasta que esté bien doradito. Volcamos el contenido del majado y añadimos un poco más de agua hasta cubrir las piezas. Tapamos la cazuela y dejamos hacer a fuego lento hasta que la salsa reduzca y la carne esté tierna (en torno a una hora y media). Rectificamos al punto de sal a media cocción. Al final debemos estar pendientes, porque la salsa espesa y puede quemarse. Decoramos con perejil picado al servir.

A mojarrrrr!!!