domingo, 26 de octubre de 2014

Risotto de morcilla



Hoy una receta simple, una tapita de risotto de morcilla. Sorprende por igual: Si te gusta la morcilla vas a disfrutarla sin más. Si no te gusta mucho, sienta mal o tardas años en hacer la digestión cada vez que la tomas, vas a ver que con esta receta no hay nada de eso. No deja rastro. Sólo en el paladar mientras la degustas. No se puede pedir más!

Hace unos años hice unos módulos de cocina en mi pueblo y ésta fué la primera receta que nos pusieron de ejemplo, así que guardo un recuerdo especial de ella. Espero que la hagáis y me contéis qué tal.

Unos consejillos: Si la morcilla es suave, podéis cambiar el agua por caldo de verdura. Y al revés: Si no conseguís una morcilla suave, entonces usad simplemente agua para cocer el arroz. 

Ingredientes (para una tapa):
  • Una cebolleta o una cebolla roja pequeña.
  • Una hoja de laurel.
  • Agua o caldo de verduras.
  • 100-150grs de morcilla de arroz.
  • Media cucharadita de comino.
  • Un chorrito de nata de cocinar.
  • Parmesano.
  • Sal, pimienta, aceite de oliva, perejil.
  • Media taza de arroz bomba.

Elaboración:

Quitamos la piel a la morcilla y la deshacemos en un bol.

Picamos la cebolla y la sofreímos en una sartén junto con la hoja de laurel. Cuando esté transparente, añadimos la morcilla picada y el comino. Dejamos hacer. Añadimos ahora el arroz. Damos unas vueltas a fuego medio, inmediatamente bajamos el fuego y añadimos el caldo , que debe estar caliente. Para hacer el risotto, se trata de añadir el caldo justo para mojar el arroz, movemos un poco la sartén para distribuirlo y estamos pendientes. Cuando vuelva a necesitar más caldo, lo vamos añadiendo , mojando sólo los granos los suficiente para que no se sequen. Y así procedemos hasta que el arroz se haya cocido (unos 15 minutos). Si queréis que quede más meloso, entre mojado y mojado, podéis mover los granos suavemente un minuto con una espátula de madera. 

Cuando esté casi listo, retiramos la hoja de laurel y salpimentamos. Añadimos el chorrito de nata. Movemos para integrar y reducir y apartamos. Fuera del fuego añadimos el queso parmesano cortado en lascas. Espolvoreamos perejil (o cebollino si tenéis). Listo para disfrutar!