martes, 17 de junio de 2014

Kabak Mücveri (Tortillitas de calabacín)




Nueva receta extraída de mis adquisiciones en gastronomía turca. Ésta os recordará mucho a las tortillas de camarones en su elaboración. De hecho podéis incluso añadir alguna cucharada de harina de garbanzo al final si encontráis que la masa queda algo líquida. Otra recomendación importante: Dejadla reposar, hay que asentar bien los sabores. Y no dudéis en rectificar la consistencia: El resultado de la masa ha de ser el de una crema antes de freir las tortitas. Si no lo hacéis os encontraréis con montoncitos de verdura sin cohesión alguna a la deriva en la sartén.  Lo digo por experencia... 

Como suele sobrar masa, lo que hago es freir un poco las que no vamos a usar, se secan y escurren bien de grasa. Luego las seco con papel y las congelo en un tupper por tandas. Luego las saco y sin descongelar las termino de hacer en aceite bien caliente. 

Espero que os gusten. Las hicimos en casa y acabamos regalando la masa que había sobrado (no dió tiempo a congelar). Es lo que tiene el éxito :)


Ingredientes:

- 3 calabacines medianos.
- 3 cebolletas pequeñas.
- 3 cucharadas de harina.
- 1 tomate maduro.
- 4 huevos.
- 100grs de queso fresco.
- sal , pimienta, otras especias al gusto.
- una cucharada de menta seca picada.
- Aceite de oliva.

Elaboración:

Lavar y pelar los calabacines. Rayarlos, escurrirlos bien , pasarlos por el centrifugador hasta extraerles el agua.
Rayar las cebolletas.
Picar el tomate en dados.

En un bol batir los huevos con el queso y las tres cucharadas de harina. Mover bien hasta eliminar los grumos. Salpimentar (yo añadí además un poco de ras-el-hanout). Añadir los vegetales junto con la menta. Integrar bien. Si la mezcla queda muy líquida añadir más harina. Debe quedar con una consistencia cremosa. Dejar reposar al menos dos horas en la nevera.

Poner una sarten con abundante aceite a calentar. Tomar cucharadas grandes de la masa y depositarlas en el aceite caliente, extendiéndolas sin que se rompan (como las tortillas de camarones). Si han quedado lo suficientemente finas no es necesario darles la vuelta. Dejarlas freir hasta que los bordes se doren. Sacar y dejar escurrir sobre papel de cocina.  Listas.