domingo, 7 de octubre de 2012

Xuxos

La semana pasada un compañero de trabajo me pasó una receta de bollicaos caseros y me piqué por hacerlos. El problema de estas masas con levadura química es lo poco que se conservan tiernas. Por darles algo más de durabilidad al final encontramos una receta de bollicaos con buttermilk. La esponjosidad que aporta este ingrediente puede ayudar en la conservación. En fin, que me animé a hacerlos. Y una vez manos a la masa pensé en hacer algo más original que luego pudiese colgar en el blog. Rescaté entonces esta receta de mi curso de cocina. Son unos xuxos muy fáciles de hacer, que tiran por tierra todo  lo que he comentado antes sobre la durabilidad del producto. Pero bueno, como están tan ricos no dará tiempo a nada más.

Vamos allá. Como veréis es una elaboración que requiere tiempos de levado, así que calculad al menos 3 horas en este proceso.


Ingredientes:

Prefermento:
  • 1/2 vaso de leche entera.
  • 25 grs. de levadura prensada.
  • 100 grs. de harina de repostería.
Masa de xuxo:
  • 275 grs. de harina de repostería.
  • 25 grs de azúcar.
  • Una pizca de sal.
  • 2 huevos.
  • 100 grs. de mantequilla.
  • Rayadura de limón o naranja.
Crema pastelera:
  • 1/2 litro de leche entera.
  •  Piel de limón.
  • Un palito de canela.
  • 125 grs. de azúcar.
  • 2 cucharadas grandes de maicena.
  • Dos yemas de huevo.
Final:
  • Aceite de girasol y un poco de oliva.
  • Azúcar granulada.
  • Canela molida.

Elaboración:

En primer lugar preparamos el prefermento. Templamos el medio vaso de leche entera y , fuera del fuego, disolvemos la levadura prensada. Ponemos los 100grs de harina en  un bol y vertemos la mezcla de leche y levadura. Mezclamos bien y formamos una bola. Tapamos con un paño y dejamos reposar una hora en un sitio templado. Esperamos (mientras podéis ir haciendo la crema pastelera con las indicaciones de más abajo).












Para continuar con la  masa de xuxos, en otro bol ponemos los 275grs. de harina, el azúcar, una pizca de sal,  dos huevos enteros, la mantequilla blanda en pomada y la rayadura de naranja o limón.  La que más os guste. Amasamos ligeramente y añadimos el prefermento anterior que debe haber aumentado bastante. Integramos los elemenos bien y pasamos a una mesa donde amaseramos unos 5 minutos hasta formar una bola de masa lisa. Es una masa muy fácil de trabajar, ya veréis. Al igual que con el prefermento, ponemos la bola en un bol, tapamos y dejamos reposar otra hora.



Preparamos la crema pastelera. Cortamos la piel de un limón y eliminamos la parte blanca. En un cazo ponemos la leche con el azúcar , la piel de limón y la canela. Dejamos calentar y antes de que comience a hervir apartamos y tapamos con un plato para que infusione y pierda temperatura.

En un bol ponemos las dos yemas y la maicena. Removemos bien. Para disolver bien la harina añadimos un poco de la leche que tenemos en el cazo. Volcamos esta mezcla sobre el resto de la leche infusionada.  Retiramos el palito de canela y la piel de limón y volvemos a poner en el fuego sin dejar de remover hasta que la masa espese. Apartamos.


Ya deberemos tener la masa de xuxo lista. Preparamos una superficie amplia que enharinamos. Vamos cogiendo pequeñas bolitas de masa y con un rodillo formamos un rectángulo de medio centímetro de grosor. Ayudaos con las fotos que adjunto.  Ponemos un poco de masa pastelera en el medio y doblamos los laterales de la masa hacia el centro cubriendo o un poco de la masa pastelera. Finalmente tomamos el borde inferior de la masa y cubrimos el relleno, finalizando con la parte superior. 





Vamos rellenando nuestros xuxos. Con esta masa salen unos 12-15. Colocamos en una bandeja y cubrimos con un paño. Vamos a dejar reposar una media hora. 



En un cazo amplio ponemos a calentar abundante aceite de girasol. Podemos completar con algo de aceite de oliva para quitar sabor al girasol. Vamos a freir nuestros xuxos hasta que tengan un bonito color dorado. Sacamos a un plato con papel de cocina para que suelten la grasa y los pasamos luego por un plato con una mezcla de azúcar y canela. Listos!