miércoles, 24 de octubre de 2012

Bizcocho de calabaza especiado

Llegan los santos... qué digo? Llega Halloween y es el momento de poner sobre la mesa todas las recetas que nuestras abuelas nos enseñaron para celebrar tan transatlántica fecha.... o.O? No recuerdo yo que mi abuela acabase en la isla de Ellis ni nada por el estilo, ella siempre fué de la tierra. Pero pienso que ya damos por descontado que vendrán las gachas y los huesos de santo.  Y teniendo eso asegurado en la despensa, nos lanzamos a la caza y captura de los elaborados de allende: dedos de bruja, murciélagos de Oreo, baba de troll (esto me lo acabo de inventar,pero el puré de calabacín que hace mi hermana le da un aire). Qué más da? Hasta casi caigo en la tentación de comprar unos  moldecillos con forma de ataud que ví el otro día en la web.

Vamos pues a exprimir la calabaza. Hay muchas recetas de panes, bizcochos, bizcochitos, pastelitos y salados hechos con ellas. Yo he adaptado una receta de Baking Bites, blog al que suelo acudir con bastante frecuencia. Aunque veais que es pan, se trata de un bizcocho en toda regla. Aunque no descarto que lo podáis usar como base para otros snacks salados. Allá va, espero que os guste!


Ingredientes:

  • Dos tazas y media de harina de repostería.
  • Una taza de azúcar moreno (siempre usad la misma taza para las medidas).
  • Una taza de puré de calabaza (más adelante os digo cómo hacerlo).
  • Un tercio de taza de mantequilla derretida.
  • Media taza de leche entera o de otra bebida de leche.
  • Dos cucharitas de levadura en polvo.
  • Media cucharita de sal.
  • Especias (mirad la elaboración).
  • Dos huevos grandes.

Elaboración:

Primero vamos a aclarar el tema de las especias. En general esto es un postre, no vale añadirle ajo molido, está claro. En la receta original usan clavo y cardamomo. El primero no me gusta mucho y del segundo, para qué mentir, no tenía a mano. Así que aquí os pongo las especias que yo he usado:

  • Extracto de vainilla.
  • Nuez moscada
  • Canela molida
  • Anís en grano.
Ahora os cuento cómo las usé.
A continuación , la calabaza. Teníamos en casa un ejemplar enorme que nos trajo un amigo. Para prepararla, la abrís, cortáis porciones, limpiáis de pepitas y de piel y colocáis en una fuente de horno con un poco de agua, a 180º C hasta que esté tierna (casi 2 horas). También podéis ponerla en una batidora con un pelín de agua y batirla hasta obtener el puré. Yo la horneé y quedó así. Dejamos el horno encendido para luego.



Para empezar con el bizcocho, vamos a poner el azúcar en un bol, junto  con los huevos. Y vamos a batir bien, sin miedo. Podéis usar un procesador. Añadimos el puré de calabaza.

En otro bol mezclamos aparte harina con un par de cucharitas o cucharadita y media de las especias. No pongáis mucha canela o su sabor ocultará al resto. Yo puse vainilla, nuez moscada y canela. También ponéis ahora la sal.

En un cazo ponemos los granos de anís. Vamos a calentar hasta que comiencen a soltar aroma. Añadimos al cazo ahora la mantequilla y bajamos el fuego. La dejamos derretir y en cuanto esté lista la dejamos enfriar y la añadimos a la mezcla de huevos y calabaza. Movemos.

Ahora vamos a integrar la mitad del bol de las harinas con la mezcla de huevos, puré y azúcar anterior. Removemos bien hasta integrar. Añadimos la medida de leche. En mi caso usé un preparado de los ecológicos que se llevan ahora a base de leche y nueces de macadamia. Terminamos de añadir la parte de harina que nos queda e integramos.

Encamisamos un molde del cake y volcamos el preparado en el interior. Damos un par de golpecitos para que suban las burbujas e introducimos en el horno a 180º durante unos 40-50 minutos. Si véis que la parte superior se hace demasiado cubrimos con un papel de aluminio hasta terminar el horneado.



Buen provecho!