sábado, 14 de julio de 2012

Cuadraditos de melocotón



Hoy os traigo una receta de Joy the Baker que localizé cuando buscaba entre mis fuentes RSS algo para gastar la fruta que comienza a ponerse demasiado madura. Ésta  de los cuadraditos de melocotón me pareció bastante sencilla de hacer. Podéis usar cualquier tipo de fruta del estilo, como mango o manzana dulce. 

Tampoco usé un tipo de manteca vegetal que requiere y la cambié por mantequilla. Luego mirando en internet ví que mucha gente pedía sustituto y la mayoría recurren a la margarina vegetal sin sal, incluso hasta al aceite de girasol. Hará falta entonces un poco más de harina, pero no demasiada para no estropear el conjunto. Ya sabéis que a menos harina, más esponjosidad del producto final pero más complicado resulta manipular la masa. La habilidad de cada uno decide.

Ingredientes:

  • 3 tazas y media de harina de repostería.
  • 1/2 taza de azúcar blanca granulada.
  • 3/4 de taza de mantequilla cortada en dados. 
  • 1 sobrecito de levadura química.
  • Una pizca de bicarbonato para uso culinario o un par de papelitos de gasificante.
  • Una pizca de sal.
  • Un huevo grande.
  • Un par de melocotones medianos y maduros.
  • Un poco de esencia de vainilla.
  • 1 taza de buttermilk (ver abajo si no tenéis).
  • Mezcla de azúcar y canela (unas dos cucharadas de azúcar por una pizca de canela) para espolvorear.


Elaboración:

Precalentar el horno a 200ºC.

El buttermilk lo hice reservando una taza de leche desnatada a la que añadí el zumo de medio limón. Removeis bien y dejais en la nevera unos 15 minutos hasta usarlo. Se cortará la leche y listo.


En un bol mezcláis la harina, azúcar, sal , levadura y gasificante (o bicarbonato). Añadimos la mantequilla y amasamos con los dedos hasta formar una mezcla arenosa, tipo crumble. 


Aparte separamos 1/4 de taza del buttermilk elaborado. A los 3/4 restantes añadimos el huevo entero y la esencia de vainilla. Batimos ligeramente y volcamos sobre el bol de ingredientes secos.

Amasamos la mezcla suavemente. Si os resulta excesivamente dificil de manipular id añadiendo harina y un poco de azúcar, integrando bien. Aparte si la temperatura es muy alta, la mantequilla se vuelve más líquida y por tanto la masa también.Si os pasa eso se introduce la masa en la nevera un ratito y listo. Una vez que tengamos todos los ingredientes bien integrados tapamos y la dejamos en la nevera 1 hora.

Mientras, pelamos los melocotones, deshuesamos y cortamos en láminas finas. Puede ser, como ya os dije, cualquier otro tipo de fruta.

Sacamos la masa de la nevera y la volcamos sobre una superficie enharinada. Extendemos con un rodillo dando una forma rectangular y pintamos toda la superficie con el buttermilk que teníamos reservado.Disponemos ahora las láminas de melocotón sobre la mitad del rectángulo , espolvoreamos con la mezcla de azúcar y canela.


Tomando la masa por el lado que no tiene melocotón la doblamos como si fuese una hoja tapando la otra parte y cubriendo la fruta. Presionamos con los dedos para cerrar bien. Si llegado este punto la masa está demasiado blanda (de nuevo ,porque la mantequilla se deshace) introducimos el conjunto en la nevera un ratito. 



Cortamos la masa en cuadraditos y los depositamos sobre una plancha de horno en la que habremos puesto un papel vegetal. Dejad espacio entre cada cuadradito porque aumentan. Pintamos cada unidad con buttermilk y espolvoreamos la mezcla de azúcar y canela sobre cada uno.


Horneamos durante unos 30 minutos hasta que estén bien doraditos. 
Buen provecho! :)