domingo, 8 de julio de 2012

Pastel crumble de manzana

Acabamos de regresar de un viaje fantástico por la Selva Negra. Un recorrido de una semana que comenzamos en Munich. Desde ahí hicimos una escapada puntual hacia el este,  a Salzburgo. Pasamos por los castillos del rey loco, Meersburg a orillas del lago Constanza. Establecimos nuestra base en Hinterzarten y desde ahí visitamos Friburgo, Estrasburgo, Todtnau, Triberg y Stuttgart. Hemos visto mucha naturaleza, mucha piedra también , bebido muchísima cerveza. Hemos pasado muuucho calor, vimos la final de la Eurocopa en Munich. Probamos el auténtico pastel Selva Negra, claro. Compramos cerezas, que ahora es la época, licor de cerezas (exquisito). En fin, podría estar todo el día. Algo para no olvidar.

La pastelería alemana típica tiene mucha manzana, muchas semillas de amapola, canela, base de bizcocho bastante consistente y glaseados. Tienen pasión por el pan. No es posible pasar de largo una Bäckerei Konditorei sin entrar y dejarse ahí los ojos y los jugos mirando las vitrinas de dulces. Por supuesto, nosotros caímos. Cuando estuvimos en Stuttgart entramos en el mercado central, Markhalle, y  compramos todo para hacer un picnic más tarde. De postre nos hicimos con una pasta, galletón enorme con un crumble de almendras y una glasa. Nos gustó mucho. Así que a la vuelta me he puesto a buscar recetas similares y me he encontrado con este pastel crumble. Tiene manzana, pero lo he preferido así para que resulte más jugoso. La receta original es de Justhungry. Para los ingredientes usaremos tazas/cups. Ya sabéis que es una medida de volúmen por lo que usemos la taza que usemos (yo tengo una mediana) siempre ha de ser la misma para medir.

Ingredientes:

Base de bizcocho:
  • 1 manzana mediana.
  • 1 taza y media de harina de repostería.
  • Media taza de azúcar blanca normal.
  • Media taza de leche entera.
  • Un tercio de taza de mantequilla derretida.
  • Un sobrecito de levadura.
  • Un huevo entero.
  • Una pizca de sal.
Crumble:


  • Un cuarto de taza de harina de repostería.
  • Tres cuartos de taza de azúcar moreno.
  • Dos cucharadas de mantequilla.
  • Una pizca de canela.
  • Un puñado de pasas sin hueso.
  • Una cucharada de crocanti de almendra.
Glaseado:
  • Azúcar glass.
  • Kirsh u otro licor.

Elaboración:

Vamos a hacer la base de bizcocho. Primero engrasamos un molde rectangular  o cuadrado , como queráis porque luego vamos a cortarla en cuadraditos para servirla. Es ideal que sea grande, de unos 20-25cms de lado. Interesa que la base de bizcocho no sea muy gruesa. En mi caso usé uno pequeño y el bizcocho es más grueso, pero no por eso deja de estar menos jugoso.



Precalentamos el horno a 180ºC.



En un recipiente mezclamos los ingredientes secos. Tamizamos la harina, añadimos la levadura, la sal y el azúcar. A continuación añadimos los líquidos: leche, mantequilla fundida y el huevo batido. Con una cuña de amasar integramos cuidadosamente todos los ingredientes. Si queda algún grumo usamos unas varillas para deshacerlo y listo. Volcamos la masa en el molde engrasado.


Pelamos la manzana y la cortamos en láminas finas que disponemos sobre la masa de bizcocho.  Si veis que no cubrís toda la superficie podéis usar otra manzana. Espolvoreamos sobre ella un poco de azúcar blanca.


Para el crumble, simplemente mezclamos harina, azúcar moreno y canela. Añadimos la mantequilla e integramos con los dedos hasta obtener un crumble. Luego añadimos las pasas y el cocranti . Lo disponemos sobre la capa de manzanas y ya está listo para cocer.


Introducimos en el horno durante unos 30-35 minutos. Cuando esté hecho, sacamos, dejamos enfriar. Elaboramos un glaseado consistente con azúcar glass y un chorrito de licor. Extendemos con una brocha sobre la superficie del pastel. Introducimos en la nevera y cortamos en cuadraditos antes de servirlo. Probadlo, es un pastel muy jugoso. Espero que os guste :)