domingo, 3 de junio de 2012

Tarta de fresas asadas

Buenasss. Llevo un tiempo suscrito al rss de Joy the Baker y aunque hay muchas cosas que llaman la atención no hay tiempo para hacerlas todas. Me encontré hace unos días con esta tarta de fresas asadas. Me gustó la pinta, es sencilla y me animé.  Tiene algunos cambios y  para mi gusto admite alguna mejora que os iré apuntando en la elaboración. No os asustéis con los ingredientes. Cuando la terminéis las fresas seguirán oliendo a vinagre balsámico pero luego desaparece y el sabor es bastante original .Ya veréis. Acompañada de una bola de helado siempre por que a la vista de la cantidad de harina ya podréis imaginar que el bizcocho no es muy ligero. 


Ingredientes:
  • Una tarrina de fresas maduras. Yo usé unos 300-400grs.
  • Dos cucharadas de miel. (Ver elaboración).
  • Una cucharada de aceite de oliva.
  • Sal.
  • Unas gotas de vinagre balsámico.
  • 300 grs de harina de reposteria.
  • 60 grs de azúcar.
  • 2 huevos.
  • 180 grs de buttermilk. 
  • Extracto de vainilla.
  • Azúcar moreno.
  • 30 grs de mantequilla.
  • Una cucharadita de levadura en polvo. 


Elaboración:

Precalentar el horno a 170º.

Primero vamos a preparar las fresas. Las lavamos, escurrimos , cortamos el tallo y partimos por la mitad. Si son gruesas podemos laminarlas en más porciones. Las colocamos extendidas sobre una fuente refractaria. En la receta original usan sirope de arce en lugar de miel. Yo no tenía a mano , así que usé miel de caña.


En un cuenco mezclamos el aceite con dos cucharadas de miel y una pizca de sal. Integramos los ingredientes y cubrimos las fresas con esta mezcla. Introducimos en el horno. Veremos que sueltan mucho líquido. El tiempo es el que veáis hasta que estén blandas, sin dejar que el líquido se queme y se pegue a la fuente. Suelen tardar unos 30-40 minutos. Cuando salgan, colocadlas en un cuenco para que se queden cubiertas con el jugo de la cocción y añadid unas gotas de vinagre balsámico. Removed y dejad reposar.


Para la elaboración del bizcocho, preparamos dos cuencos. En uno ponemos los ingredientes secos: harina, sal, azúcar y levadura en polvo. Mezclamos bien.


En otro cuenco batimos los dos huevos, añadimos el buttermilk, el extracto de vainilla (puede ser de almendra o un chorrito de Amaretto) y la mantequilla fundida y templada. De un solo golpe volcamos sobre el líquido el cuenco anterior con la mezcla de elementos secos. Removemos para eliminar  posibles grumos.

Engrasamos un molde de unos 25 cms. Volcamos la mezcla de bizcocho. Sobre él vamos colocando cucharaditas de fresas y jugo. Como tendréis de sobra con la cantidad que indiqué podéis empujar algunas hacia el fondo para que se integren bien con la masa. Eso dará más jugosidad al resultado.  Al terminar espolvoreamos azúcar moreno por la superficie e introducimos al horno a 200ºC durante 30-40 minutos. 

Al salir del horno, dejad enfriar y bañar con algo del jugo de las fresas si os quedó. También se puede espolvorear algo de azúcar glass una vez frío.

Buen provecho!