domingo, 19 de febrero de 2012

Tarta de crêpes con chocolate


Hace unos días me llegó esta receta de una magnífica tarta de crêpes y chocolate que enseguida me llamó la atención. Reservé algo de tiempo para hacerla porque nada más verla sabes que la elaboración va a ser  monótona. Tienes que hacer muchos crêpes, luego montarlos con cuidado y que el conjunto quede presentable.. bueno, y comestible. 

Según la autora, la idea de la receta es de su marido, quien al parecer se pasó tres noches seguidas soñando con lo mismo. Bueno, es curioso el origen. Yo me paso tres días seguidos soñando con ésto y me lo hago mirar. El resultado es un postre peculiar , de corte inmejorable pero de textura menos agraciada. En fin, era un reto y hecho está. No es que quiera desanimar a nadie, jeje. Si os gusta el chocolate es una obligación.

Ingredientes:


Las medidas de la receta original vienen en cups. Ya sabéis que el cup es una medida de volúmen y no de peso. Sí, se puede hacer una  aproximación en gramos. Pero bueno, el caso es que si usáis la misma taza en todas las medidas no os equivocaréis. Con un tamaño mediano de taza os salen crêpes de sobra , unos 10-12.

Para los crêpes:
  • 6 huevos.
  • 1 taza de leche entera.
  • 1/2 taza de nata.
  • 1/2 cucharilla de esencia de vainilla.
  • 1 taza de harina.
  • Un pizco de sal.
  • 1/4 taza de azúcar glass.

Para el relleno de chocolate con amaretto:
  • 1 taza + 1/3 de taza de nata.
  • 3 cucharadas de cacao en polvo.
  • 3 cucharadas de azúcar.
  • 2 cucharadas y media de amaretto.
Ganaché de chocolate y amaretto:
  • 255grs de chocolate de cobertura.
  • 1 taza de nata
  • 2 cucharadas de amaretto.
Como dice la autora y con razón, los ingredientes del ganaché los podéis reducir a la mitad porque sale bastante para el montaje y el frosting posterior. También podéis usar estas medidas y hacer trufas para decorar la tarta. 


Elaboración:

Si no tenéis sartén de crêpes podéis usar cualquiera antiadherente, de unos 20 cms de diámetro. Engrasáis con mantequilla y listo. Siempre se dice que el primer crêpe es para tirarlo pero yo tuve suerte y me salieron todos bien, jeje.

Para hacerlos, mezclamos todos los ingredientes sin más y batimos unos 3 minutos a velocidad media.Ya está. Ponemos los ingredientes en un vaso grande que nos sirva bien para poder ir volcando porciones en la sartén.  El proceso es esperar a que se caliente un poco la mantequilla en la sartén, vaciar un poco de la mezcla, extender girando la sartén y dejar hacer hasta que la superficie se oscurece y comienzan a hacerse pequeños hoyos. Justo en ese momento se retiran. Hay gente que les da la vuelta pero si la masa es suficientemente fina se cuecen por ambos lados sin necesidad de hacerlo. Una vez hechos los vamos reservando, intercalando si queréis alguna hoja de papel de hornear para manipularlos luego más cómodamente.

Vamos con las cremas. Para el relleno, montamos la nata con el azúcar. Cuando vaya espesando añadimos las cucharadas de cacao y el licor, poco a poco. Dejamos batir hasta que se formen picos y reservamos en la nevera.

Finalmente para el ganaché, hervimos la nata y volcamos sobre el chocolate moviendo ligeramente para que éste se derrita. Luego sumamos el licor  , movemos y poco y listos.

Montaje:

Con cuidado vamos poniendo capas de crêpes y de una a otra,  pincelamos con el relleno de chocolate sobre el que extendemos una fina capa del ganaché. Colocamos encima otro crêpe con cuidado, vamos alineando hasta terminar con un crêpe encima. Usamos el resto del ganaché para cubrir la tarta. Dejamos enfriar.

Como os dije al principio, el corte de la tarta es muy atractivo. Para degustarla tendréis que recurrir al cuchillo y tenedor si no queréis acabar con láminas de crêpe sueltas aquí y allá. 



Bon appétit!