sábado, 24 de diciembre de 2011

Pastelillos de yema y coco

Buenasss, feliz navidad a todos!

Hoy os traigo unas delicias de yema, con buena dosis de coco. El sabor es excepcional. Conseguí la receta de un libro de repostería con selecciones de Portugal y España. Eso dice, pero no he visto sinceramente nada representativo de ambos países. Bueno, vienen los pastelillos de Belén, pero no voy a intentar hacerlos. En la vida me saldrían igual :)

Una cosa importante para elaborar esta receta es el molde a utilizar. Recomiendo uno de silicona que permita extraer los pastelillos fácilmente. Y aún así, si procedemos al dictado del libro, nos va a costar desmoldarlos. Así que si disponéis de un molde de silicona para pequeños cups es lo mejor que podéis usar. Más abajo sigo con este tema. Vamos a la faena.

Ingredientes:

  • 250 gramos de azúcar.
  • 125 ml de agua.
  • 8 yemas grandes.
  • 125 gramos de coco rayado. 
  • Fruta escarchada


Elaboración:

Como véis no se necesita gran cosa. Este postre nos viene genial para limpiar restos de la despensa, estilo puding jeje. Podéis usar cualquier tipo de fruta, de la que compramos, nos comemos un trocito y luego dejamos en la nevera porque queda bonito verla al abrir. 

Ponemos a precalentar el horno a unos 170ºC , con una fuente de agua para realizar un baño maría. Procurad que os quepa luego el molde.

Primero vamos preparando un almíbar flojo , mezclando el agua con el azúcar y poniendo a hervir. En teoría son 3 minutos, pero yo lo dejaría 5 minutillos en esta época, desde que comienza la ebullición.

Un poco de fruta escarchada picada , sin pepitas claro. Reservamos.

Separamos las claras de las yemas. Las claras las podéis congelar. Las yemas las vamos a mezclar con el coco rayado. Sobre la mezcla vamos a ir dejando caer el almíbar poco a poco, sin dejar de remover para que la yema no se cueza.

  


Finalmente obtenemos una mezcla de yemas y coco que con el calor del azúcar huele de maravilla


Bien, ahora mi recomendación. Si vais a usar un molde metálico como yo hice preparaos para pasar un mal rato desmoldando. Según la receta original, hay que engrasar y espolvorear azúcar en el fondo. No lo hagáis. Lo mejor es usar un caramelo rubio, sin más. Si lo hacemos así el propio caramelo al enfriar facilitará la operación mucho. De lo contrario, aviso, lo vais a pasar mal mal :)

Sea cual sea vuestra elección, engrasamos y espolvoreamos azúcar (o fondeamos con caramelo líquido) los moldes y disponemos trocitos de fruta escarchada en el fondo. Luego rellenamos con la preparación de coco y yema. 


A continuación introducimos en el horno. Como siempre, dependiendo de vuestro equipo tardará más o menos. Suele tardar una media hora. Podéis pinchar con un palillo. No espereis que salga seco, simplemente cuando salga bien caliente es cuando estará listo. De todas formas, se ve.  Y el resultado es éste. mantened en la nevera para que se enfríen bien.  Al hacerlo la yema coge un cuerpo más denso y meloso y se oscurece. De muerte.