martes, 28 de febrero de 2017

Tarta de manzanas al whisky (por llamarla así)


Hoy vengo con una recetilla rápida de aprovechamiento. Una fruta que se va pasando, aquellas manzanas que compraste y , dios! qué fuertes! La receta base es de Baking Bites un blog que no debéis dejar de visitar, y os la traigo revisited :) y adaptada.  El resultado es una tarta muy jugosa. No os paséis con la cocción. Si pasado el tiempo recomendado en el horno hacéis la prueba del palito, que no os duela sacarla aunque resulte con algo de masa. Luego en el reposo cogerá cuerpo. Pero si nos pasamos no quedará tan tan jugosa como pretendemos. 

En cuanto al alcohol. La receta original viene con bourbon. Lo que más os guste. Incluso si queréis una versión light podéis usar un zumo. O si cambiais la fruta. Digamos, trozos de mango con zumo de naranja y pepitas de chocolate puede venir bien. 

Aquí va mi versión.

Ingredientes:
  • Mantequilla, 75gramos.
  • Harina de repostería (la que viene con impulsor), 125gramos.
  • Azúcar blanca, 150gramos.
  • Un sobrecito de café soluble.
  • Huevos, dos.
  • Whisky, licor, zumo de vuestra elección, 60ml.
  • Fruta de vuestra elección, cortada en dados pequeños, unos 450gramos.
  • Una pizca de sal, canela y jengibre.
  • Un chorrito de esencia de vainilla.

Elaboración:


Pelamos y cortamos la fruta en dados. Disponemos en un bol y la mezclamos con 50 gramos de azúcar blanca, sal, una pizca de canela y jengibre más el alcochol/zumo de nuestra elección. Removemos y dejamos reposar al menos una hora en la nevera.

Precalienta el horno a 180ºC.

Mezclamos y tamizamos los ingredientes secos: Harina y café soluble.  Reservamos.
Fundimos la mantequilla a fuego lento en un cazo hasta que adquiera un color marroncito. Apartamos, colamos y dejamos enfriar.

En un bol, batimos los dos huevos con los 100 gramos de azúcar restantes hasta que estén espumosos. Añadimos el chorrito de vainilla. Poco a poco vamos ahora incorporando los ingredientes secos y, al final, la mantequilla fundida.

Ahora añadimos la fruta con el líquido de maceración y removemos bien para obtener una crema homogénea, sin trozos descubiertos.

Engrasamos y enharinamos un molde desmontable de unos 20cms. Rellenamos con nuestra masa e introducimos al horno unos 40 minutos. Recordad lo que os dije antes. Finalizada la cocción dejamos enfriar. Mejor degustar pasadas unas tres horas. Resistid.

Buen provecho!