miércoles, 16 de abril de 2014

Panecillos en sartén


Me recuerdan mucho estos panecillos a los molletes de Antequera: Un pan semicocido que puede tomarse como tal pero que gana mucho cuando lo ponemos en la tostadora, le damos su toque de gracia y le dejamos caer una buena porción de mantequilla casera, o de miel o queso fundido. 

Así es como recomiendo que os sirváis estos panes en sartén, una receta muy americana que no hay que confundir con las típicas tortitas (o pancackes) que estamos hartos de ver en películas o en restaurantes de franquicia. 

La receta no es complicada de hacer, pero la elaboración sí que es algo tediosa. Me conseguí un aro para freir huevos (que nunca he usado) y cuando andaba rebuscando en el instrumental en busca de una sartén adecuada para ponerme con los panecillos apareció de repente. También podéis usar un aro de emplatar.  Una vez hechos conservar en una lata cerrados. Duran muchos días.Luego podéis cortarlos por la mitad y meter en la tostadora. Exquisitos. Y si los vais a usar sólo para salado siempre admiten un poco de orégano en la masa antes de hacer. Imaginación!

Armaos de paciencia y vamos allá.


Ingredientes:

  • 300grs de harina de fuerza.
  • 230grs de harina normal.
  • 550ml de agua.
  • 150ml de leche entera.
  • 2 cucharaditas de levadura de panadero.
  • 1/2 cucharadita de azúcar blanca.
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato.
  • 2 cucharaditas de sal fina.
  • 1 chorrito de zumo de limón.
  • Mantequilla.

Elaboración:

Mezclamos las harinas, tamizándolas en un bol. Debe ser un bol grande porque al levar puede salirse la masa (aviso por experiencia xD ).

De los 550ml de agua separamos un vaso en un cazo y calentamos , sólo dejarla templada,  y en ella diluimos el azúcar y la levadura de panadero. Dejamos reposar hasta que comience a hacer burbujitas (unos 15 minutos).

Volcamos la mezcla de levadura y agua sobre las harinas, añadimos el agua restante que no templamos, el chorrito de limón y removemos hasta que todos los ingredientes queden bien integrados. Dejamos reposar durante una hora hasta que vemos que sube. 

Justo cuando la masa comience a bajar, añadimos la sal, removemos y volvemos a dejar reposar unos 20 minutos. Finalmente templamos la leche entera, diluimos en ella el bicarbonato y añadimos a la masa fermentada , integrando bien.

Disponemos un cazo de hierro fundido en la cocina a fuego medio. Engrasamos con mantequilla (os aconsejo que dejeis una porción de mantequilla a mano porque hay que usarla a menudo).  Si el cazo tiene unos 10 cms de base es suficiente para hacer nuestros panes. Yo usé varias formas, como veis en las fotos.  Si tenéis aro engrasadlo también. 






Ir volcando porciones de masa hasta aprox. 1 cm de altura. Dejar calentar hasta que aparezcan agujeros sobre la superficie. En ese momento damos al vuelta al panecillo y dejamos hacer unos minutos más por el otro lado. Listos!!