miércoles, 5 de febrero de 2014

Streusel de nata agria


Esta es una receta del libro "Reposteria y Pasteleria" de Isabel Maestre. No esperéis en este libro fotos cuidadas y láminas a todo color. No hay ninguna. Sólo tiene las ilustraciones justas, muy útiles,en los lugares en los que deben estar. En cuanto a contenido, está muy bien organizado. Tiene una introducción con fundamentos, materias primas. Un apartado muy completo sobre el trabajo con el azúcar, para seguir con las elaboraciones básicas que servirán para un completo recetario de repostería que le sigue.

Me he decidido hacer este pastel streusel con nata agria porque me parecía una elaboración muy de aprovechamiento: siempre tienes fruta aquí o allá, bricks de nata que abres y luego no sabes cómo aprovechar. Los ingredientes siempre están en casa. 

La elaboración es muy simple. El resultado es un pastel de textura algo terrosa, un sabor pronunciado a mantequilla, de gran durabilidad y aroma a canela . El sabor no puede ser más alemán.  Pese a la textura, no es nada seco ni pastoso de comer. Yo lo hice aprovechando restos de fruta escarchada, pero si usáis manzana natural,como indica la autora, seguro que queda aún más jugoso.

Espero que os guste. 

Ingredientes

Para el pastel:

  • 4 Yemas
  • 1,5dl de nata de montar más unas gotitas de limón
  • Vainilla en polvo
  • Sal
  • 175gramos de mantequilla
  • 200gramos de harina de trigo, que no sea bizcochona
  • 200gramos de azúcar blanca
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
Para el streusel:
  • 75gramos de azúcar moreno
  • 25gramos de azúcar blanca
  • 125gramos de nueces peladas
  • canela en polvo
  • 65gramos de harina de trigo
  • 60gramos de mantequilla, cortada en daditos
  • 1 manzana o fruta escarchada

Elaboración:

Para preparar la masa utilicé Mycook. Podéis recurrir a Thermomix si tenéis. Ninguno de los dos robots de cocina es necesario para la elaboración.

Pelamos la manzana y la cortamos en daditos pequeños. Si usamos fruta escarchada la picamos también en daditos (unas tres cucharadas soperas). Reservamos.

En un vaso medimos la nata y añadimos unas gotas de limón. Removemos y dejamos reposar.

Preparamos el streusel: En una picadora ponemos las nueces, el azúcar moreno, azúcar blanca y media cucharadita de canela. Trituramos, no mucho, que no queden las nueces reducidas a harina. Del total obtenido , la mitad la vamos a pasar a un cuenco y la mezclamos con la fruta que teníamos reservada.

La otra mitad de la mezcla de nueces,  azúcar y canela la pasamos a un bol. Añadimos la harina y la mantequilla y vamos pellizcando con los dedos hasta obtener una mezcla arenosa típica de los streusel.

Ahora vamos con el bizcocho: Mezclamos las yemas con media cucharadita de vainilla en polvo (o un chorrito si la tenéis líquida) y la mitad de la nata. Integramos bien.

En un recipiente tamizamos la harina. Le añadimos el azúcar, la levadura, una cucharadita de bicarbonato y una pizca de sal. Incorporamos la mantequilla derretida y fría y la nata agria que nos quedaba. Batimos bien hasta obtener una crema espumosa. Es muy pastosa.

Volcamos esta pasta sobre la mezcla de yemas y nata, integramos bien todos los ingredientes con una cuchara. Veréis que la masa resultante no es tan líquida como la de  otros bizcochos.

Precalentamos el horno a 180ºC, aire o calor arriba y abajo.

Engrasamos un molde redondo, unos 25cms (a ser posible de base desmontable) y espolvoreamos algo de harina. Vaciamos la mitad de la mezcla del bizcocho. Si es necesario extendemos con una espátula. Sobre esta mitad volcamos y repartimos uniformemente la mezcla de nueces , canela y fruta. A continuación volcamos la otra mitad de la masa de bizcocho, procurando dejar cubierto el relleno que acabábamos de añadir. Para finalizar, cubrimos con el streusel: la mezcla arenosa de nueces, harina y mantequilla. 

Introducimos en el horno durante 1hora aproximadamente. Recomienda la autora que se cubra con papel si veis que se dora demasiado. A mí no me pasó.

Hasta la próxima!