sábado, 1 de diciembre de 2012

BIzcocho de canela

Vuelvo hoy con otra receta de David, esta vez es un bizcocho de canela que he adaptado. En principio porque me faltaba algún que otro ingrediente y luego porque tenía en casa restillos que quería aprovechar y , bueno, me han dado un buen resultado con esta receta.

Se trata de un bizcocho bastante consistente. Al corte puede parecer duro y poco jugoso. Todo lo contrario, ya veréis. Tiene un bocado excelente. Y más de un día para otro. Espero que os guste. La elaboración es muy sencilla. Tiene una base de galleta y una capa de bizcocho más ligero. En el resultado apenas se aprecia. Eso también ayudó en la idea de las modificaciones. 

Ingredientes:

Base
  • 190grs. de harina de repostería.
  • 2 cucharadas de levadura química.
  • 150 grs. de mantequilla en pomada.
  • 150 grs. de azúcar blanca.
  • 1 huevo.
  • 60ml de leche entera.
  • Una pizca de sal.

Cobertura
  • 100ml de leche entera.
  • Una cucharada generosa de miel de caña.
  • Unas gotas de esencia de vainilla.
  • 170 grs. de mantequilla en pomada.
  • 225 grs. de azúcar blanca.
  • 155 grs. de harina de repostería.
  • 1 huevo.
  • Una pizca de sal.
Otros
  • Crocanti de almendra o pepitas de chocolate.
  • Rayadura de naranja.
  • Azúcar.
  • Canela en polvo.
  • Trocitos de fruta escarchada.

Elaboración:

Comenzamos. Forramos un molde rectangular de unos 30cms de largo, 15 de ancho (las medidas no son importantes) con papel de aluminio. Fundimos una nuez de mantequilla y con una brocha pintamos el aluminio en el fondo y las paredes para evitar sorpresas adherentes.

Batimos bien la mantequilla con el azúcar. Podéis usar cualquier robot de cocina. Yo lo hice a mano. Añadimos el huevo y la leche e integramos bien. 

En otro recipiente habremos preparado los ingredientes secos: Harina, levadura y sal ya movidos e integrados. Unimos éstos con la mezcla de mantequilla, leche y huevo. Mezclamos bien. La masa es bastante más consistente que un bizcocho normal como podréis comprobar. Yo utilicé para mezcla una cuchara de madera.

Para ayudarnos a extender la base de galleta en nuestro molde vamos a ir tomando cucharadas de masa y las distribuimos sobre el papel de hornear. Luego extendemos uniformente por todo el fondo con una espátula. 

Sobre esta base podemos ahora añadir lo que más nos guste.. o lo que más nos sobre en casa. Yo usé crocanti de almendra mezclado con unas virutas de piel de naranja. También podéis poner pepitas de chocolate. En fin, a vuestro gusto.



Ahora preparamos la siguiente capa de bizcocho que cómo veréis tiene una elaboración bastante similar. En primer lugar preparamos un recipiento con los ingredientes secos: harina y sal.

Aparte, en otro recipiente batimos la mantequilla con el azúcar. En un vaso medimos la leche y añadimos la cucharada de miel de caña. Movemos bien y añadimos  a la masa de mantequilla. Integramos ahora el huevo y las gotas de vainilla. Reunimos finalmente ingredientes secos y húmedos. También tendremos una masa consistente . Usaremos la técnica de pone cucharadas de ella sobre la base de galleta anterior, con cuidado de no estropear mucho la cobertura de crocanti. Extendemos bien.

Ya está hecho lo más complicado. Ahora decoramos la superficie con lo que más nos guste. Yo puse trocitos de fruta escarchada, que ya pega en las fechas. Al final, espolvoreamos toda la superficie con una mezcla de azúcar y canela en polvo (que para eso se llama bizcocho de canela, no? xD)



Introducimos en el horno a unos 180ºC durante 25-30 minutos. No dejéis que se haga mucho. Dejad luego enfriar y si podéis, aguantad y os lo coméis al día siguiente.