viernes, 23 de septiembre de 2011

Hoy, potaje. Garbanzos con espinacas y bacalao

No ha  llegado el invierno, pero nunca sienta mal un caldo ligero como éste. No hay grasas, ni carnes que hagan la digestión pesada. Sólo verduras y pescado. Así que manos a la obra. Como siempre recuerda que estos caldos necesitan un tiempo de reposo. Sobretodo con el bacalao , para dejar que su gelatina le de cuerpo al resultado final. La elaboración es lenta, asi que ponte a hacerlo con tiempo.

Ingredientes:

Una Cebolla.
Un pimiento verde y uno rojo.
Garbanzos.
Trozos de bacalao sin salar (ver más abajo).
Caldo de pescado.
Espinacas frescas.
Tomate frito.
Laurel, Sal, pimienta, vino blanco y pimentón dulce.
Opcional: tacos de jamón.


Elaboración.

Precocina: 

  • La noche de antes dejar los garbanzos en remojo con un puñado de sal.
  • Bacalao: Tenemos dos opciones:
  1. Podemos comprarlo fresco y cocerlo uno minutos con media cebolla, laural , sal y granos de pimienta. Luego sacamos y reservamos el caldo. Ya no tendremos que comprarlo.
  2. Podemos compra el bacalao congelado. Compraremos entonces un brick de caldo de pescado o elaborarlo nosotros mismos con espinas , algo de verduras y especias.

Preparamos la misma base de las patatas a la riojana:
Picamos la cebolla fina y la sofreimos en una cazuela con un fondo de aceite.


Cuando esté tierna añadimos los pimientos picados finos y los dejamos hacer hasta obtener un sofrito. Añadimos el pimentón , el caldo de pescao y una cucharada de tomate frito.



A continuación llenamos con un chorrito de vino blanco, las espinacas frescas y  la hoja de laurel. Dejamos hasta que hierva.



En cuanto comience a hervir, añadimos los garbanzos. Bajamos el fuego y tapamos. Dejamos ahora cocer lentamente hasta que  los garbanzos estén tiernos.  Los vamos a ir probando cada media hora. Una vez tengan la textura deseada, añadimos el bacalao (y los tacos de jamón si queremos). Removemos ahora continuamente para que el caldo espese con la gelatina del bacalao. Unos diez minutos después podemos apartar y dejar reposar. Ahora es cuando podemos rectificar la sal Se recomienda una media hora antes de servir.