jueves, 28 de diciembre de 2017

Pan de dátiles


Buceando en mi biblioteca de cocina para estas fechas me he topado con un libro de delicias al horno al que le pienso sacar mucho provecho. Y si yo lo hago, también lo haréis vosotros, por supuesto. Ya me contaréis qué os parece este pan que traigo hoy. Es una receta de brioche tradicional pero sin leche. La he modificado cambiándola por buttermilk y sustituyendo la harina integral de centeno por espelta. Eso sí, he cambiado también la harina de fuerza por harina de trigo normal, porque de lo contrario el pan quedaría demasiado compacto. Este pan está exquisito para tomar en la comida o para tostar cubierto de lo que más os guste.

He pasado una época de comprar libros de cocina sin parar a otra de más tranquilidad , de revisar lo que tienes porque a todo le puedes sacar provecho. Bien compartiendo directamente una receta o modificándola para adaptarla a los gustos locales. He abandonado, por así decirlo, el zapping de libros. Pasas de uno a otro, miras un par de recetas y luego ya hojeas rápido sin detenerte. Te das cuenta de que si te paras dos minutos a ver una receta, como si fuese un programa de tv, siempre surgen ideas para tu propio recetario. Y es que ya lo dice la sabiduría popular: No es más feliz el que más tiene, sino el que se conforma con poco.


Al lío!

Ingredientes:
  • 250 gramos harina normal
  • 75 gramos harina integral de espelta
  • 200 ml buttermilk (ver más abajo si no tienes)
  • 1 sobrecito levadura seca de panadero
  • 3 cucharadas aceite de girasol
  • 3 cucharadas de miel
  • 1 puñado dátiles deshuesados
  • 1 pizca sal fina

Elaboración:

Si no tienes buttermilk, prepara 100ml de leche desnatada y añádele un chorrito de limón. Deja reposar durante unos 15 minutos. Luego tiempla otros 100ml de leche desnatada y disuelve en ella la levadura. Añade los otros 100ml de leche que teníamos reposando con limón y listo.

Si tienes buttermilk, ponlo a templar y disuelve en él la levadura de panadero. Reserva.

Mezcla las cucharadas de miel y de aceite con el buttermilk (o el preparado casero)

Tamiza las harinas, añade la punta sal y reúne con el compuesto líquido del paso anterior.

Amasa tu pan durante unos 10 minutos. Bolea y deja reposar tapado en un lugar templado hasta que doble el volumen.

Extiende la masa de pan y ponle por encima los dátiles finamente picados. Amasa ligeramente y da forma de pan molde: Extiende la masa en forma de rectángulo y luego envuélvela sobre ella misma como si fuese un brazo de gitano. Sella los laterales y deja el cierre en la parte inferior.

Coloca tu masa en un molde, tápala y deja reposar una hora más hasta que vuelva a doblar.

Introduce en el horno a 220ºC durante, al menos, 40 minutos. Si ves que tuesta mucho la superficie cúbrela con papel de aluminio. Saca del horno cuando suene hueco al golpear la base. Deja enfriar sobre una rejilla. Puedes decorar con sésamo por encima cuando aún está caliente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario