miércoles, 25 de noviembre de 2015

Receta de Ana Esther Paredes para una exquisita mermelada de manzana con hierbabuena.


No suelo publicar recetas para Mycook o cualquier otro robot de cocina. Pero desde que +Alberto Velilla  (menudo regalo esta receta, muchas gracias!!) me pasó la receta de mermelada de manzana con hierbabuena que hace su esposa , ya es la tercera vez que la hago. Y no hay mayor satisfacción para un cocinillas que te pidan un bis :) Así que aquí está.  Muchísimas gracias por este regalo de receta!!!

La primera vez que hice esta mermelada me pasé con la hierbabuena. Y se quedó algo ideal para acompañar quesos pero no como un desayuno. Cuidad mucho este ingrediente para no pasaros. Unas 5 hojas medianas bien lavadas suele ser suficiente para la cantidad de manzanas que se indica. Añadido a la receta original yo le suelo poner una pizca de nuez moscada y jengibre.  Eso , a gusto de cada uno. 

La versión "sin accesorios" de esta mermelada es muy sencilla y la adjunto al final de la elaboración. 

Ingredientes:

  • 350grs. de manzanas Golden.
  • 350grs. de manzanas Fuji.
  • 450grs. de azúcar moreno.
  • 20grs. de zumon de limón.
  • 1 cucharadita de canela en polvo.
  • Hojas frescas de hierbabuena.

Elaboración con +Mycook :

Preparamos nuestros tarros, hervimos en agua unos minutos y reservamos.

Pelamos las manzanas, quitamos el corazón y las pepitas y cortamos en trozos. Ponemos en el vaso de nuestra Mycook y rociamos con el zumo de limón. Lavamos la hierbabuena y añadimos al vaso, junto con el azúcar moreno y la canela.

Programamos:

  • 30 segundos a velocidad 5 y vamos subiendo hasta 10, para integrar todos los ingredientes.
  • 15 minutos a 100ºC con el cubilete puesto.
  • 15 minutos a 110ºC sin el cubilete (programad más tiempo si la queréis con más cuerpo).
Retiramos el vaso y dejamos enfriar un poco. 

Si no tenéis robot, simplemente poned todos los ingredientes en una cacerola. Dejar hacer a fuego medio tapada durante una media hora. Fuera del fuego, pasar la batidora por los trozos de manzana hasta que quede la textura que más os guste. Volver a colocar en el fuego esta vez abierto y remover a medida que vaya perdiendo líquido hasta obtener el espesor deseado. Tened en cuenta que al enfriar espesa mucho más.  

Llenamos nuestros vasos hasta un dedo antes de borde, dejamos enfriar un poco más, tapamos y dejamos boca abajo un rato. Luego llevamos a la nevera.